Prólogo

5644369566594_shot0285

No tenéis ni un minuto para relajaros en todo el día. Estáis muy liados y probablemente lo que menos os interese sea leer blogs sobre cuestiones sociales. Pero, por favor, tomaos tan solo unos minutos y leed los relatos que siguen a continuación. Si no os suenan estas palabras, si no os resultan familiares las caras de sus protagonistas, si no sentís empatía hacia ellos, entonces, leed con mayor atención los siguientes relatos, porque después de conocer los aspectos más íntimos de sus vidas, podréis poneros en su lugar y sentir lo que han padecido. Estas personas dedicaron parte de su tiempo a escribir los relatos de unas vidas que merecen ser leídas. Son personas que tienen tanto que contar y que cuentan con tan pocos oídos que las escuchen. Aquí tendréis la oportunidad de escuchar aquello que nunca revelaron por miedo, por pudor, por no sentir que interesaba a alguien. Pero no os sintáis culpables por ello, la vida es así: un vaivén constante, una efusión de escenas cotidianas que se suman a las anteriores, el tiempo que se va como un suspiro…

En este blog, más que “ojos” que leen, vais a ser los “oídos” que escucharán los relatos “anodinos” de pequeñas historias de vidas cargadas de sinceridad, los testimonios de personas reales que os habréis cruzado en la calle o con las que habréis hablado a menudo en el trabajo, pero de las cuales quizás no conozcáis nada. Son personas normales cuyas historias, más o menos felices, más o menos trágicas, comparten un rasgo en común: su sexualidad.

Crónicas del armario (dentro y fuera) da la palabra a aquellos a los que les fue negada, a los que permanecieron encerrados en el armario demasiado tiempo o a los que todavía siguen aislados entre las cuatro paredes de un secreto que no los permite expresarse libremente. Contadas de mil formas distintas – porque hay miles de historias diferentes –, todas juntas formarán esta historia general de escenas cotidianas, que tienen para esta gente mucho más sentido e importancia de la que la rutina les confiere.

Víctimas del rechazo, encerradas en la soledad, el silencio y la mentira dentro del armario, o afortunadamente felices por ser quienes son sin nunca haberlo podido expresar libremente, las personas que eligieron liberarse escribiendo su historia, comparten su sufrimiento, su alegría, sus dudas y su orgullo en una rutina muy a menudo salvaje, callada y difícil de aceptar. Tomar la palabra es, más que un pasatiempo, un acto de valentía para tomar posesión de su propia historia; una oportunidad para compartir la dignidad, la diversidad y la riqueza de una especie que todavía tiene mucho que aprender. Estas personas son más que números en la tremenda lista, demasiado larga por desgracia, de víctimas del odio, del silencio y de la ignorancia. En definitiva, son seres humanos con nombres, que sienten emociones y que tienen mucho que decir.

Por ello, para alcanzar una mayor tolerancia y respeto los unos de los otros, han decidido escribir sus historias, esperando, tal y como hago yo, que sus palabras no sean solo los testimonios ordinarios de la comunidad LGTBI, sino bombas que exploten en la conciencia de algunos, para que algún día todo el mundo pueda vivir sin prejuicios ni etiquetas, sea gay o hetero. Y para que los que sufren en el armario puedan encontrar un mensaje de esperanza en estos relatos cotidianos. Sal de tu silencio.

Y no lo olvidéis: no por ser más numerosos y gritar más fuerte, llevarán razón.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s